lunes, 22 de abril de 2019

"Me lo contó un chincolito" de Valeria Merino

Hace poco tiempo, les comenté que iba a poner esta página al servicio del mosaico y la cerámica en general. Al servicio de artistas y pequeños emprendedores ligados a estos rubros. Y eso incluye mostrar el trabajo de grandes artistas locales y por qué no, también internacionales.
Hace mucho tiempo había mostrado y comentado acerca de la "plaza de los sueños" ubicada en Valparaíso y quise retomar esta práctica para que muchas personas puedan conocer y encontrar inspiración en lindos rincones, primero de nuestro país y más adelante, tal vez, del mundo.


Este maravilloso mural de mosaico está ubicado en la salida sur de la estación de metro Universidad Católica, línea 1, en Santiago de Chile.
Fue diseñado y realizado por Valeria Merino junto a otras cuatro mosaiquistas.
Valeria Merino es una destacada artista chilena, pintora y muralista egresada de la Universidad de Chile. Conocida por ser la artista que posó en la Torre Entel cinco enormes mariposas hechas en estructura metálica y tela, en el marco del festival nacional "Hecho en Casa Fest" en el año 2017.


"Me lo contó un chincolito" es un mural que muestra el entorno del barrio San Borja a lo largo de su historia. Edificios icónicos, como el de la Universidad Católica, el GAM y el antiguo hospital San Borja, entre otros, tras delineadas imágenes que generan transparencia.
Dichas imágenes están directamente relacionadas con los edificios y el entorno: la modernidad representada por una niña recorriendo el barrio en bicicleta, luego el pez de mimbre tan conocido por pertenecer al edificio de la UNCTAD III y luego al Centro Cultural Metropolitano Gabriela Mistral. En el muro de al lado se aprecia una cama con las siluetas de mujeres interactuando en la maternidad del hospital San Borja, que ya no existe. Y por último, en el muro más grande dos chincoles, ave endémica de Chile, que habitaba en gran número las ciudades, pero poco a poco ha tenido que ir cediéndole espacio al gorrión, ave que fue introducida a comienzos del siglo pasado, desde Europa.


Me encanta este mural porque, además de decorar un espacio tan concurrido, nos cuenta parte de la historia del barrio y nos educa de una forma lúdica. No todos han tenido la posibilidad de conocer todos los edificios representados en el mural y otros hemos visto la transformación de ellos a lo largo de nuestra vida. Así que "Me lo contó un chincolito" nos viene a recordar y hacer valorar parte de nuestra historia, tan importante en la memoria de los pueblos.


Algunos datos técnicos de este mural son:
Se llamó a concurso por parte de la organización de Metro de Santiago y la Municipalidad de Santiago y esta obra fue la ganadora, elegida por votación popular.
Se elaboró con técnica de malla en un taller y luego se calzó y pegó en el lugar.
Son cuatro paños de mural que en conjunto suman alrededor de 35 m2.


Voy a seguir recorriendo la ciudad buscando esos rincones tapizados en la técnica que tanto amamos, el mosaico.



Todas las fotografías fueron hechas por mí.

No hay comentarios.: