miércoles, 16 de octubre de 2013

Cómo tratar el MDF o Trupán

Una de las bases más usadas a la hora de hacer mosaico es la madera. Durante el tiempo que he hecho mosaico y he trabajado dando clases, muchas personas me han dado sus opiniones de cual madera es mejor que otra al momento de elegir la base. Al igual que muchas de estas personas, antes yo elegía maderas nativas para desarrollar mis trabajos, como por ejemplo el raulí, linda madera, pero que tiene un elevado costo en el comercio.


Ya que la técnica de mosaico no es la manualidad más económica, la idea principal de esta entrada, es ayudarles a ahorrar unos pesos y explicar cómo tratar el MDF (también conocido como trupán o fibrofácil) antes de usarlo cómo base para un proyecto de mosaico.
Por el principio, el MDF o trupán es un aglomerado con fibras de madera poco resistente a la humedad, es por este motivo que muchas personas no lo prefieren, pero que con un buen tratamiento podemos darle mayor funcionalidad y es lo que explicaré a continuación.

El primer paso es lijar la madera con una lija para madera muy fina, con esto eliminamos imperfecciones e impurezas de la madera. Luego aplicamos unas dos capa de Gesso Acrílico que sirve para sellar y preparar la madera para la pintura, se deja secar. Próximo paso, se aplican al menos dos capas de pintura para madera, dejar secar. Y por último aplicar una capa de barniz al agua para sellar la pintura.

El resultado final es muy bueno y con lo conveniente en cuanto al precio y oferta de esta madera, hace que valga la pena incluir estos pasos en nuestros proyectos de mosaico.